Madre de tres, la eterna primeriza

Me presento, soy Bárbara. La familia NinusHome me ha dado la oportunidad de contar mi experiencia como madre de tres (y muy activos) niños de ahora 10, 8 y 6 añitos. Actualmente gestiono los portales de familiaXL.com y familiaXS.com donde ofrecemos descuentos y ventajas para familias numerosas y monoparentales y colaboramos activamente con NinusHome para ofrecer descuentos a nuestras familias asociadas.


La verdad es que siempre me he sentido primeriza. Víctimas de un primer niño trampa (comía bien, dormía sus horas, se entretenía solo…) y como veíamos que lo teníamos más o menos controlado, decidimos ampliar la familia rápidamente. Con el segundo hijo, es evidente que la experiencia en ciertos aspectos es un grado, pero se abren nuevos retos a los que te afrontas por primera vez. Manejar a un niño que empieza a andar, con sus caídas, retos, peligros y otro que gatea es una situación que no habíamos vivido antes e inevitablemente me recordó del estrés y desorientación que viví los primeros meses con el mayor.

Al aumentar la familia con un tercer hijo introdujimos un factor con el que no contábamos y con el que no habíamos lidiado antes: los celos. Primerizos otra vez. Y así como entre el mayor y el mediano nunca afloró ese sentimiento, la cosa cambió con el nuevo bebé. Había oído e incluso leído sobre lo que popularmente se conoce como ‘el del medio’ y efectivamente y pese a todos nuestros esfuerzos, ‘al del medio’ le cuesta encontrar su lugar.

En nuestro caso a medida que han ido creciendo y con mucha, pero mucha paciencia la situación ha mejorado, o mejor dicho, han llegado a un acuerdo de no agresión, ¡que ya es todo un logro!

En breve afrontaremos toda una nueva etapa que es la pre-adolescencia y estoy segura que ahí volveremos a sentirnos perdidos y en busca de consuelo como cualquier primerizo de a pie, supongo que eso lo hace más emocionante.

Criar a uno, dos, tres o más hijos es siempre un reto, lo hacemos desde el amor, y esos retos nos hacen mantenernos alerta, aprender en cada etapa, mejorar hijo a hijo y eso refuerza ese vínculo invisible pero poderoso!


¡Muchas gracias, Bárbara!


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
¡Hola! Bienvenido a NinusHome, ¿en qué podemos ayudarte?